Malos manejos en el TSJEV: Contrapunto  

Contrapunto  

Miguel Ángel Gómez Ruiz  

Malos manejos en el TSJEV  

Es indudable que a pesar de su salida, Sofía Martínez Huerta, quien dirigió al Poder Judicial de Veracruz hasta hace unas semanas, debe ser investigada a fondo por las sospechas de malos manejos en su administración. Compras sin licitar, gastos superfluos, nepotismo y escandalosos salarios a la gente que introdujo al lugar, en fin, tantas cosas que se descubrirán con las auditorías que se realicen, esto si así lo dispuso tanto la presidenta Isabel Inés Romero Cruz como sus compañeros del Consejo de la Judicatura.

Aquí lo informamos, Sofía Martínez Huerta se negó a citar a sesiones del Consejo de la Judicatura desde agosto y únicamente se dedicaba a enviar el informe de gastos a sus compañeros del consejo, para que éstos, sin cuestionarle, firmaran las hojas de gastos. Ninguno accedió pero no nos engañemos, no lo hicieron porque fueran honrados. Hay sospechas de que ellos querían parte del pastel.

Dentro del Consejo de la Judicatura está la representante del Poder Ejecutivo, Carla Rodríguez, por supuesto, incrustada por el secretario de gobierno, Eric Cisneros y también está Humberto Oliverio Hernández Reducindo, que fue empleado de Juan Javier Gómez Cazarín (que fue quien lo colocó allí en el TSJEV) y de Sergio Hernández, el panista más morenista en el Congreso local.

Es lógico, el gobierno morenista, apoyado por los diputados, parece tener un objetivo muy claro: el millonario presupuesto del TSJEV que sobrepasa los 1 mil 400 millones de pesos. No sólo eso, el objetivo era copar de morenistas al Tribunal, nombrando en menos de un año a 19 magistrados, la mayor parte de ellos sin experiencia.

Y hay más aún, cuando Sofía Martínez Huera se les salió del huacal la quitaron, sin más. Ella ya no ha hablado, no va a pasar nada, ella no volverá y ahora tienen allí dentro a Isabel Inés Romero Cruz, a quien presionarán igual para que ceda a sus caprichos, es decir, buscarán que se someta a los intereses de Gómez Cazarín, Cisneros, Hernández Reducindo y hasta de Domingo Bahena Corbalá, el secretario del Congreso, que ya hasta envió, dicen, recomendados para que haga negocios en el TSJEV.

Por eso vuelvo al principio, hay que poner orden primero en el manejo de los recursos y de lo que se ha gastado  hasta ahora. Aclarar el tema de los 60 millones de pesos que se habrían tomado del Fondo de Mejoramiento a la Impartición de Justicia y de los 30 millones que pretenden gastar en este momento para un recomendado más, Gerardo Chávez quien, por recomendación de Bahena Corbalá implementaría un programa para establecer la justicia digital.

Además, investigar a Pedro Luis Reyes Marín; a los nombramientos de jueces que habría realizado Benjamín Díaz Reyes, hijo de Sofía y que se sentía dueño del TSJEV, a los amigos y familiares de la expresidente. En fin, hay tanto que limpiar al interior que podría llevarse meses.

Dependerá de Isabel Inés Romero Cruz que todo se lleve en orden. Todos sabemos que ella no fue la mejor opción. Su historial no es el mejor desde que estuvo a punto de ir a la cárcel por esconder un amparo que había ganado un reo. Su omisión fue tal que estuvo a punto de ser denunciada al ser descubierta. Sólo la salvó Julio Patiño que la envió como juez a un lugar lejano.

Sin embargo, hay comentarios de que nada ha cambiado al interior. Inclusive, habría desairado a magistrados que tuvieron el valor de destituir a Sofía Martínez Huerta y que la encumbraron poco después de esa decisión.

La magistrada Romero Cruz será quien se encargue de presentar el informe de labores en diciembre. Es verdad, lleva poco tiempo, pero sabe que debe dedicarse de lleno al Poder Judicial, sin permitir la intromisión del gobernador Cuitláhuac García Jiménez ni de Juan Javier Gómez Cazarín, mucho menos de Humberto Hernández Reducindo que ahora es quien se cree estar detrás del trono.

Este año, atípico, no ha sido el mejor. La que estaba al frente, Sofía Martínez, no tuvo capacidad para llevar a buen puerto su encargo. Su sucesora no parece tener ni la capacidad ni mucho menos la experiencia para lograrlo y para entenderlo es fácil, no se puede disponer o confiar en los asistentes y auxiliares, pues en muchos casos son los que hacen y deshacen. En el caso de la Judicatura, considero que es un riesgo mantener a Humberto Hernández Reducindo. Si él está confabulado con sus jefes del Congreso local es obvio que se decantará por ellos para favorecerles. Los diputados no quien entender que el Poder Judicial es autónomo y no deben intervenir en las decisiones allí dentro.

Jamás dejaré de insistir en ello. El 2 de diciembre de 2019 la mejor opción para presidir el Poder Judicial era la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros. Ella tiene doctorado, maestrías, fue juez en 16 lugares, premio al Mérito Judicial y una valía impresionante. Ella tiene una experiencia de 48 años. Un gran trabajo.

La mayor parte de los magistrados electos apenas si han acudido a seminarios, foros, pero no tienen la experiencia –la mayor parte de ellos- en juzgados, si acaso algunos, pero no fueron elevados a magistrados por sus capacidades, sino por su lealtad al gobernador, al presidente, al partido y eso es grave, muy grave.

¡Quédate en casa!

RCK Noticias/Xalapa, Ver.

Síguenos en Facebook y Twitter como RCK Noticias/direccion@rcknoticias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *