Contrapunto por Miguel Ángel Gómez Ruiz

Contrapunto

Miguel Ángel Gómez Ruiz

Ahora sí, Morena ya es dueña del Tribunal Superior de Justicia

Se veía venir, quizá desde que en aquella sesión (2019) se aprobó que trece personas, con o sin experiencia judicial pero sí afiliados a Morena, ocuparan magistradas dentro del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz (TSJEV).

Nadie imaginó que después de ello, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, con la colaboración de sus testaferros, Eric Cisneros y Juan Javier Gómez Cazarín, lucharían sin cuartel para apoderarse del órgano. Inclusive, el propio mandatario cedió un poco cuando el súper delegado, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, propuso a su prima, Sofía Martínez Huerta para que fuera presidenta del TSJEV.

Batallaron, eso sí, pues había resistencia al interior de los jefes de sala, pero se dice y con razón, que para elegir a Sofía Martinez, los cañonazos de dinero oscilaron los cinco millones de pesos.

Aunque había una candidata que superaba a cualquiera en conocimientos y experiencia, me refiero a la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros, cinco magistrados se decantaron por Sofía Martínez, cuya trayectoria se reducía a haber sido secretaria de un juzgado municipal. Es decir, nunca fue juez y nunca se destacó por su sapiencia, únicamente fue amiga del exmagistrado Dionisio Gutiérrez García, su amigo, mentor, vaya, su peor es nada.

Con la ascensión de Sofía Martínez a presidenta del TSJEV, parecía que sería suficiente, pero no, la ambición del mandatario estatal no paró allí y utilizó nuevamente a Juan Javier Gómez Cazarín, cuyas actitudes de gángster lo llevaron a proponer a Humberto Hernández Reducindo para que fuera el representante del Poder Legislativo ante el Consejo de la Judicatura, en lugar del cordobés Mauricio Duck Núñez.

En serio, parece que el destino de algunos integrantes de Morena es sacarse la lotería a cada rato, pues Hernández Reducindo pasó de ser un simple asesor jurídico –bastante malo, por cierto-, a ocupar un cargo en el Poder Judicial. De “mataperros” a ocupar un cargo de poder y con el patrocinio de Gómez Cazarín, quien desde ahora se promueve para el Senado de la República en 2024.

Pues éste, Hernández Reducindo, convertido ya en el brazo armado de Gómez Cazarín, y de cierta forma del gobernador, le armaron un show a la presidenta del TSJEV, Sofía Martínez, al aprobar tres cambios en el organigrama, es decir, despidiendo a gente de confianza de la presidenta, entre ellas su nuera Mayra Angélica Martínez Juárez, y colocando a personal aprobado tanto por Eric Cisneros y el propio Gómez Cazarín.

Como ya es sabido, eso provocó una discusión terrible entre la presidenta y Hernández Reducindo que, empoderado, le advirtió que ella apenas representaba un voto al interior del Consejo de la Judicatura y que éste podría realizar los cambios que creyera convenientes. No sólo le quitaba poder a Sofía Martínez, sino que le advertía que se anduviera con cuidado.

Pero no crea que la preocupación de Cuitláhuac, Cisneros y Gómez Cazarín era la impartición de justicia, el objetivo es el millonario presupuesto que maneja el TSJEV y que se estima es de 1 mil 400 millones de pesos.

Imagine usted, el próximo año hay elecciones. En Veracruz se elegirá a 212 presidentes municipales y se renovará el Congreso local. Además, se elegirá a 21 diputados federales, allí encontramos la explicación del porqué quieren apoderarse del Poder Judicial.

Y no sólo eso, resulta que el primo del gobernador, el poderoso subsecretario de Finanzas, Eleazar Guerrero, el mismo que es pariente del mandatario a causa de los devaneos de la abuelita de ambos, ya envió a su secretaria particular, Joana Marlén Bautista Flores como directora general de Administración del Consejo de la Judicatura. Vaya, en la administración del estado se han visto medio brutos, pero a la hora de la hora y si de tropelías se trata, son muy hábiles.

Para acabarla, poco antes de que finalizara el período ordinario de sesiones, dos días antes que finalizara el mes de julio, el gobernador envío otra lista de aspirantes a magistrados, todos amigos, todos cercanos, integrantes de la cuatitud. Cinco mujeres y un hombre, todos de poca monta pero que serían nombrados magistrados del TSJEV, como si fuera barata de primavera, todos bendecidos por Morena y la cuarta transformación, así, con minúsculas.

El pero que se encontraron es que tres magistrados se ampararon para no dejar sus cargos. Uno de ellos tramitó el amparo desde 2019, Roberto Dorantes Romero, a causa de la reforma en la que se determinó que un magistrado debía dejar el cargo al cumplir los 70 años. Posteriormente, Marco Antonio Lezama Moo se amparó y casi al cuarto para las doce Gladys Pérez Maldonado también lo hizo, aunque ella no por la edad, sino porque consideraba que merecía la oportunidad de continuar en el cargo. Es decir, que se ampliara su gestión.

Al gobernador y a los diputados de Morena, incluyendo a ocho panistas vendidos al gobierno, les valió todo eso y aprobaron las seis propuestas, que incluye a Aileth García Cayetano, comadre del mandatario estatal y esposa del titular de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas, Elio Hernández, todo en familia, al estilo de Morena.

Sin embargo, el pleno de los magistrados, a la hora de efectuar la sesión ordinaria para tocar diversos puntos y dar la bienvenida a los seis afortunados magistrados, cometió el error de realizar los cambios en los que tres de los nuevos sustituirían a Dorantes, Lezama Moo y Pérez Maldonado.

El error fue aprobar su adscripción, ya que no se tomó en cuenta que los tres magistrados “salientes” contaban con amparos federales. Si de por sí ya la habían cajeteado los diputados locales no tenían por qué hacerlo los magistrados, si se supone que son expertos en leyes. Igual les valió y Sofía Martínez hasta se dio el lujo de solicitar que Marco Antonio Lezama Moo fuera desalojado del pleno. Fue tal la frustración del magistrado que hasta le gritó a Martínez Huerta que se arrepentía de haberla propuesto para que fuera la mandamás del Poder Judicial.

Las únicas que se opusieron a los cambios fueron las magistradas Yolanda Castañeda Palmeros y Concepción Flores Saviaga. Cabe agregar que ambas sí conocen la Ley de Amparo, caso contrario a los magistrados lacayos del gobernador.

Lamentablemente para Sofía Martínez, este lunes, un juez federal ordenó a los diputados que se reintegrara a Marco Antonio Lezama Moo al Poder Judicial, lo que representa un nuevo fracaso para Morena.

Por eso es importante que los magistrados tengan una amplia experiencia en leyes, el Poder Judicial no es lugar para improvisados y eso es lo que está hundiendo a un TSJEV, intervenido y manejado por maleantes.

Y lo que es peor, vendrán otros reveses.

¡Quédate en casa!

RCK Noticias/Xalapa, Ver.

Síguenos en Facebook y Twitter como RCK Noticias/direccion@rcknoticias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *