En opinión de…Miguel Ángel Gómez Ruiz

 Contrapunto

Las delicias del Poder en el Tribunal Superior de Justicia

No es que uno quiera ser reiterativo, pero la situación en el Tribunal Superior de Justicia en Veracruz va de mal en peor.

Vaya, no sólo es el hecho de que su titular, Sofía Martínez Huerta representa el perfil más bajo de los últimos años, sino que carece de liderazgo, orden y hasta brillo. Es decir, hasta ahora no ha demostrado nada, sino que por el contrario, se mantiene alejada de todo y de todos.

No recibe a jueces, la gente que está a su alrededor no se ha conectado con ella y en lugar de facilitar las cosas entorpecen todo y peor aún, sus desatinos ponen en riesgo el funcionamiento del Poder Judicial.

Inclusive, representantes de barras de abogados en varias zonas de la entidad critican el hecho de que fue la Cuarta transformación -entiéndase, Morena-, la que intervino para que se eligiera a una presidenta dócil, manejable y que obedeciera al personaje que despacha en palacio de gobierno, Cuitláhuac García Jiménez.

Y la cosa no para allí, se habla del parentesco que tiene Sofía Martínez Huerta con Manuel Huerta, el súper delegado que tanto criticara a otros gobiernos y partidos. Vaya, que la presidenta del Poder Judicial sea su pariente no es ilegal, sin embargo, para las presunciones de Morena, es inmoral que haya sido impuesta y a base de billetazos.

Lo triste de todo esto es que llega a un cargo por influyentismo y no por capacidad, pues es de todos sabidos que la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros le gana en experiencia y en conocimientos, pues además cuenta con maestrías, doctorados pero sobre todo, es alguien que conoce a fondo la problemática del Poder Judicial.

Si a eso le sumamos que Martínez Huerta no cuenta con asesores que por lo menos le auxilien a ordenar su agenda de trabajo entonces nos damos cuenta que la pobre mujer está más que perdida.

Hace unos días, y esto fue real, la magistrada presidente ordenó que un ex tesorero de un ayuntamiento veracruzano recibiera prisión preventiva, sin esperar siquiera a que ésta fuera solicitada por el Ministerio Público. De ser cierto confirmaría que la justicia en Veracruz será a capricho de la titular del Poder Judicial y que obedecerá, simple y llanamente a las órdenes de quienes están gobernando.

La improvisación en un lugar como el Poder Judicial podría dejar malas cuentas y los que saldremos perdiendo seremos por supuesto, los veracruzanos.

Aquí cabría la pregunta para el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, si es que se siente satisfecho de haber avalado el perfil de una persona que no pasó de ser una secretaría de Acuerdos (porque ni siquera fue jueza) y sobre todo, que carezca de capacidad y conocimientos o bien, como existe la duda de que el que da las órdenes es Cuitláhuac, le haríamos la misma pregunta a los promotores de Martínez Huerta, o sea a Manuel Huerta y Eric Cisneros.

Los propios trabajadores denuncian que no hay papel, en muchos lugares no pueden ni sacar fotocopias y es tal el desorden que los asuntos se acumulan y no hay garantías de que habrá justicia pronta y expedita, como se supone que debería ocurrir.

El asunto es grave, muy grave y no se ve por dónde pudiera haber una solución. Por el momento, Sofía Martínez Huerta, su novio Dionisio Gutiérrez y quienes la encumbraron gozan de las delicias del poder, la pregunta es ¿Hasta cuándo?

RCK Noticias/Xalapa, Ver.

Síguenos en Twitter como @RCKnoticias y Facebook RCK noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *